Catherine Ibargüen: talento, disciplina y ambición deportiva

[displayAdzone id="8"]

Por: Fredy Pulgarín Acord Antioquia

Hace solo un año, cuando perdió su reinado en la Liga de Diamante y el Mundial de Londres, las críticas desde las redes sociales hacia ella y su familia casi la hacen retirar.

Con sus condiciones físicas intactas a pesar de sus 34 años de edad, y la carga deportiva que ha tenido a lo largo de su vida, la antioqueña Caterine Ibargüen sigue deslumbrando al atletismo mundial, ratificando que su talento deportivo no tiene límites, ya que además de sus resultados en competencias internacionales en el salto triple, donde es la reina, le suma las conquistas internacionales en el salto de longitud.

William Cano R., uno de los periodistas independientes más conocedores del tema en el país, manifiesta que “ella es muy versátil en los saltos, no conozco una atleta que compita simultáneamente al más alto nivel en los tres. Igual que nuestra atleta, en la década de los 90 también compitió en triple y largo la ucraniana Innesa Kravets, poseedora del récord mundial de
triple”. La reina del atletismo nacida en Apartadó, Antioquia, ostenta las marcas nacionales en las pruebas de salto: en triple tiene 15.31 metros, en largo 6.93 metros y en alto 1.93 metros.

y en alto 1.93 metros, Y es que además de su alto rendimiento, tiene una mente excepcional. La profesora cubana Regla Sandrino, que ya ajusta 16 años como entrenadora en Antioquia y formó
en sus inicios a la campeona mundial, afirma que “la mente de Caterine es poderosa y eso es lo que la hace diferente”. Agrega además que los grandes deportistas deben tener un poco de terquedad para destacarse en la competición “en este departamento y este país hay mucho talento deportivo, pero en su mentalidad no son fuertes. Hay que enseñar y aprender a superar los miedos, con Caterine nunca pasó eso”, concluye.

De su parte, Julio Roberto Gómez, miembro de la comisión técnica de la IAAF (Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo), y quien ha vivido de cerca la vida deportiva de la deportista, dice que “sin duda es una atleta con unas condiciones excepcionales, su disposición deportiva, su personalidad definida y el talento especial para los saltos la han llevado a ser lo que hoy representa para para el atletismo de nuestro país y del mundo”.

Gómez resaltó además el trabajo que hace la Federación Colombiana de Atletismo, con una base actual de cerca de 50 entrenadores en todo el país, con experiencia internacional y un alto nivel de formación, además de la regularidad de la programación de las Ligas y la Federación, con el apoyo de Coldeportes, hacen que se trabaje de manera comprometida en la base para identificar atletas de alta competencia mundial.

El mundo del deporte y especialmente el país, ha podido disfrutar con la sonrisa que caracteriza a la campeona mundial en salto triple en 2013, 2015 y olímpica en 2016, pero aún tenemos Caterine para rato “por lo que se deprende de la planificación y proyección, ella es bastante regular, no es de baches en su rendimiento. Por lo pronto va en esa ruta, lo realizado en Centroamericanos y Liga Diamante van marcando la pauta en cuanto rendimiento y motivación hacia la gran meta que es Tokio-2020”, concluyó William Cano R.

Cada competencia en la que Caterine compite es un reto para seguir demostrando al mundo el gran nivel deportivo al que ha llegado, resultado del trabajo comprometido de toda una vida dedicada al atletismo. Simplemente, es la mejor.

foto tomada: Comité Olímpico Colombiano.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Previous post

Campeones de tinta roja y verde

Next post

Praxis, de Barbosa para el mundo

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *