Daniel y su salto Mundial

[displayAdzone id="8"]

Por: Roosevelt Castro B.

El clavadista Daniel Restrepo García nunca se imaginó que una búsqueda para curar el asma y para calmar su hiperactividad, lo llevaría a un salto mundial.

Transcurría el año 2004, cuando el inquieto hijo de Lucy y Carlos Mario fue llevado a las aguas  benditas  de las piletas de la Liga de Natación de Antioquia.  A sus cuatro años de edad no entendía que esa era el santo remedio.

Uno a uno fue ascendiendo los niveles de los cursos regulares que dicta la jerarca seccional de las modalidades acuáticas.

Un día cualquiera decidió meterse a los saltos ornamentales.  “Vi lo tesos que eran, que no les daba miedo y me arriesgué. Le dije a mis padres que eso era lo mío y me quedé”, señala el saltador paisa, nacido el 24 de enero de 2000.

Entre cuadernos, lapiceros y las tareas en el colegio Salazar y Herrera y los trampolines y las plataformas transcurría la vida del imberbe joven y habitante del sector de La Macarena, en Medellín, Colombia.

“Todo esto de los saltos lo aprendí  con mis entrenadores. Primero con Jerry Jaramillo  y luego  con Wilson Molina, pero es este último quien ha sido siempre mi gran tutor. A él le debo mucho de lo que he conseguido”,  indica el campeón nacional, suramericano, panamericano,  del trampolín de 1 y 3 metros.

Penza, Rusia, vio ganador a su amigo y compañero de saltos Alejandro Arias Muñoz. El primer oro mundial obtenido para Colombia por un clavadista, el 12 de septiembre de 2014, en el trampolín de un metro,  lo inspiró.

Casi cuatro años después del rutilante título de Arias Muñoz,  Dany cumplió su promesa deportiva: convertirse en el rey de los saltos, pero en la prueba del trampolín de 3 metros.

El foso de clavados de Kyiv, Ucrania,  fue el testigo mudo de la gran hazaña deportiva del saltador del Club Alcatraz.

Ocurrió el 23 de julio de 2018. Salto tras salto, el juvenil paisa alzaba el vuelo a su meta. En una reñida competencia con el chino Luxian Wu, en la que en la ronda final entraron con puntos de diferencia que hacían prever que la medalla de oro podría ser para el asiático. Restrepo entró a definir con 494.05 y el chino WU con 523.60, pero en el último salto de la competencia el colombiano marcó 89.30 para completar 583.35, mientras que Wu registró 58.90, totalizando 582.50, definiendo el oro para Colombia.

El bronce se lo colgó el también chino Junjie Lian con un puntaje de 570.40.

Con este título, Daniel aseguró su clasificación a los Olímpicos de la Juventud que se disputarán en Buenos Aires, Argentina entre el 6 y el 18 de octubre de este año.

Ahora quiere dar un salto hacia los Juegos Olímpicos de verano, en Tokio, Japón en el 2020, y a fe que lo logrará.

“Muy disciplinado”

“Daniel es un chico muy disciplinado y entregado a su deporte. Es también muy familiar, alegre y de temperamento tranquilo. Disfruta de lo que hace y cada día se fija metas”.

Wilson Alexander Molina Guzmán, entrenador de Daniel y quien le ha dado los dos títulos mundiales, que tiene Colombia, en esta modalidad acuática.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Previous post

Antioquia vivió la segunda edición de L’étape Colombia

Next post

En Bello, sigue rodando el balón infantil de los sueños

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *