El Tour es cuestión de estilos

Sebastian Molano impuso su clase embaladora ante Julian Alaphilippe. Otro buen rematador colombiano. Foto Gabriel Buitrago.

Por Pablo Arbeláez Restrepo

Llanogrande, Antioquia. En el ciclismo, como en la vida, todo es cuestión de estilos. Basta con mirar y bucear en la realidad del Tour Colombia 2.1, para saber que en la carretera se impone, hasta ahora, la fórmula planteada por los corredores colombianos, quienes hoy aportaron la cuota ganadora del gigantón Juan Sebastián Molano (Emiratos Árabes Unidos).

Esto a ratos dentro de la competencia, es como el caucho que va y viene, para quedarse en el extremo de los escarabajos en su ley: atacar de salida e imponer la constante de las fugas. Carrera de ahogo. Ritmo para asfixiar a los rivales europeos y de otras latitudes. “Hoy hubo pedido por parte de algunos extranjeros que se fuera con más calma, sin tanto apuro en el inicio”, comentó a sotto voce, un reconocido técnico criollo sobre la manera cómo se plantea la competencia.

El mismo Rigoberto Urán, quien volvió a conseguir la camiseta naranja de líder al cabo de la tercera fracción, y que nuevamente recibió emocionadas muestras de cariño de sus miles de seguidores en la salida y en el podio de premiación, anotaba sobre lo elevado del ritmo de carrera, con una velocidad promedio de 44,9  kilómetros por hora. El arribo a la meta de apenas 61 ciclistas, lote del líder del vestido con la franela del Education First, es claro indicativo de lo sucedido en esta jornada de 167 kilómetros disputada en el oriente antioqueño, bajo un inclemente sol de justicia,

“En el Tour Colombia cada quien trata de imponer su estilo, pero los colombianos en su patio, hacen la prueba a su manera”, conceptuó en la llegada Luis Fernando Saldarriaga, director deportivo del Manzana Postobón. Esto mismo lo ratificó Luis Felipe Laverde, ciclista del GW-Shimano, quien opinó que ese es el modo como se corre en el país. El doble ganador de etapa en el Giro de Italia, también se atrevió a dar un vaticino para el resultado final: “veo muy fuerte a Daniel Felipe Martínez”. Un nombre que suena fuerte dentro de la asoleada caravana.

A medida que avanza, el Tour deja su estela de emociones por donde quiera que pasa. Con miles de aficionados de Antioquia, del país y del exterior apostados al borde de las carreteras. Con familias, que incluso, han subido en bus en la madrugada, desde Medellín hasta los municipios del oriente cercano, para ver el espectáculo. Y valió la pena el esfuerzo hecho nuevamente, porque hoy se terminó con el show de un cerrado embalaje. Ese que resultó premiado con el emocionado abrazo de Sebastián Molano con su director deportivo Josean Fernández, Matxin, quien hizo válido el pronóstico del ganador de etapa. Esta vez el derrotado fue el afamado francés Julian Alaphilippe.

Con el antecedente de la batalla de estilos y la puja por imponerlos, el Tour Colombia 2.1., con Rigo Urán vestido nuevamente de líder –desbancó al monteriano Álvaro José Hodeg-, bajará otra vez a Medellín. En la capital paisa se buscará al cuarto ganador parcial, al filo del mediodía de este viernes. Y eso será al frente del Atanasio Girardot, el coloso de la 74, donde el domingo pasado se inició este sueño repleto de asombros que corre presuroso en bicicleta. Más rápido de lo imaginado.

http://www.acordantioquia.com/wp-content/uploads/2019/02/WhatsApp-Image-2019-02-14-at-7.08.00-PM.jpeg

El lider de la montaña, William David Muñoz, recibe la camiseta como lider de la montaña. Premia Jorge O. Gonzalez, presidente de la Fedeciclismo. Foto Gabriel Buitrago.

 

http://www.acordantioquia.com/wp-content/uploads/2019/02/WhatsApp-Image-2019-02-14-at-7.04.26-PM.jpeg

Adivinen, quien despierta tal pasion entre los seguidores del ciclismo. Podio en Llanogrande. Foto Gabriel Buitrago.

Anterior publicación

Hodeg dio en toda La Ceja

Siguiente publicación

Atlético Nacional sin cuota goleadora

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *