En azul y rojo, arqueros ‘Poderosos’

[displayAdzone id="8"]

Por: Daniela Paniagua – Capítulo Universitario

Aunque los porteros no sean los artífices de los goles en el fútbol, son dueños de las mejores fotografías, los únicos que pueden tocar el balón con las manos y ponerse la capa en el momento más crítico. Sin ser la posición más reconocida en este deporte, ser arquero es una de las labores más difíciles.

Por Independiente Medellín han pasado muchos arqueros, Alfonso Restrepo, Alcides Saavedra, Fabio Calle, Anthony Silva, entre otros. Solo cuatro se han convertido en ídolos. Personajes que siguen en el recuerdo del hincha del DIM por sus atajadas, títulos y entrega dentro del campo de juego.

El primero en la memoria es Efraín ‘El Caimán’ Sánchez, nació en Barranquilla, el 26 de febrero de 1926. Inició su carrera en Millonarios en 1943 pero desde los 14 años empezó su participación en deportes, en el colegio. Llegó al Independiente Medellín en 1955 y fue campeón bajo la dirección técnica de José Manuel Moreno, quien actuó como técnico y jugador en ese entonces.

‘El Caimán’ perteneció al equipo que le dio por primera vez una estrella al elenco paisa, junto a Fernando Sierra, Hernando Caicedo, Jorge Méndez, Francisco Pacheco, Valerio Delatour, Marcos Col Tara, Lauro Rodríguez de Uruguay y Lorenzo Calonga de Paraguay, entre otros, fueron partícipes de la primera hazaña roja. Sánchez volvió a salir campeón en 1957 con el cuadro azul y rojo, se marchó y volvió a jugar con el onceno paisa en 1960 hasta 1963, este último año como técnico. Posteriormente, Efraín retorno al DIM en 1978. Su paso por la Selección Colombia en 1961, lo inmortalizó, la Tricolor de este tiempo fue la primera selección nacional que asistió a un mundial (Copa Mundial de Fútbol Chile 1962). ‘El Caimán’ tapó en el famoso partido entre Colombia y Rusia, que quedó cuatro goles por cuatro.

Siguiendo con el recuento, el corazón del hincha Poderoso siempre latirá al escuchar nombrar a Aldo Antonio Bodadilla Ávalos, el nacido en Pedro Juan Caballero, el 20 de abril de 1976 en Paraguay, es uno de los ídolos indiscutibles del plantel rojo. El 14 de septiembre de 2007 llegó a la ciudad de Medellín para firmar contrato con el Equipo del Pueblo, Aldo se quedó hasta el 2010 y disputó 136 partidos con el elenco paisa. Junto a Leonel Álvarez salió campeón en 2009 y sus atajadas permanecen en el recuerdo de todo aficionado. En 2017, en el programa El Camerino de Blu Radio, aseguró que le gustaría volver a Medellín a dirigir, pues ahora figura como técnico del Club General Díaz en Paraguay.

Luis Alberto Barbat Hudema también aparece entre los porteros más queridos del equipo antioqueño, el uruguayo fue fundamental con el Independiente Medellín en 1993 y 1994. Logró el subcampeonato en el 93 y sus atajadas aún siguen rondando el Atanasio Girardot. Barbat acompañó a la Selección de Uruguay en 14 ocasiones, perteneció al rentado nacional en 1994 y en 2004, además, estuvo en las Eliminatorias al Mundial de 2002 y 2006.

Entre los más adorados, David González Giraldo, actual arquero del elenco, es ídolo innegable en el conteo de los arqueros que, gracias a sus salvadas, le han otorgado felicidad al DIM. David González inició su carrera en las divisiones menores del rojo de la montaña. En 2002 debutó y en este mismo año logró el campeonato; luego de 45 años el Medellín volvió a ganar una estrella y David estuvo ahí para celebrarlo.

En 2004 repitió la hazaña, esta vez ante Atlético Nacional, el 27 de junio de ese año. David, bajo la dirección técnica de Pedro Sarmiento y en compañía de jugadores como Jaime Castrillón, Jorge Horacio Serna, Néider Morantes, Jair Benítez y John Wilmar Pérez, entre otros nombres importantes, marcaron la historia del clásico antioqueño.

Tras pasar por Deportivo Cali, Deportivo Pasto, Deportivo Pereira, entre otros, regresó al elenco paisa en 2015; el Rockero, como es conocido, ha defendido el arco del DIM más de 200 veces. En 2017 David González volvió a dejar la huella en un título rojo, volvió a salir campeón, en esta oportunidad, ante Atlético Junior, junto a Mauricio Molina, con quien también lo había logrado en 2002. Teniendo en cuenta que tapó, previamente en las semifinales tres penales definitivos ante Cortuluá. Además, de su consagración al ser el único arquero y jugador en lograr tres títulos con el equipo escarlata.

En letra dorada y como ídolos, estos cuatro nombres se escriben en la memoria de las filas del Deportivo Independiente Medellín y en el aficionado Poderoso que tuvo la fortuna de verlos tapar.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Previous post

Avanza la fase final de la Copa Teleantioquia

Next post

3.600 deportistas en situación de discapacidad disfrutan en Medellín de sus juegos deportivos

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *