Manuel Pajoy, una historia de veneno y sanación

[displayAdzone id="8"]

Por: César David Atehortúa Correa

“Observar a mi madre cómo luchaba para sacarnos adelante a mi hermana Lizeth y yo, que por cierto somos mellizos, me llenó de fortaleza y me motivó a cambiar el chip”. El deportista en sus ratos libres se dedica a la lectura, al deporte, ayudar a los niños del pueblo en sus lecciones de matemáticas. Fue ayudante de construcción preparando mezcla, cargando y descargando bultos de cemento y arena.

Él es Manuel Alejandro Pajoy, un joven de 21 años de edad, quien descubrió su gran pasión por el deporte desde muy niño. Comenzó por el voleibol y la natación, actividades que dejaron muchas experiencias en su vida.

Oriundo de La Plata, Huila y perteneciente a una etnia indígena, se considera una persona con humildad y carácter para realizarse como persona, deportista y profesional. No le teme a los cambios y siempre quiere salir de su zona de confort.

El camino equivocado

Después de tomar algunas decisiones, Manuel tuvo conciencia al ver a uno de sus compañeros de locuras pidiéndole dos mil pesos y con un tarro de pega en la boca. “Siempre me había interesado por el deporte. Una mañana fui a correr un circuito en mi pueblo y fue tanto el impacto que me generó que no quería que mi familia fuera una de las muchas más que sufren por sus hijos al caer en las drogas”.

Renacer y motivación.

Una de las actividades con las que ganó un poco de dinero fue de realizar informes académicos a compañeros del colegio. La plata que recogía era para sus pasajes y necesidades de sustento la casa. Esta labor logró que a los 16 años fuera colaborador de docentes en la Universidad Surcolombiana en la sede de su pueblo, Logró sacar su carácter y motivación para evadir a ese pasado oscuro que no quiere volver a recordar, y solicitó un cambio a la sede principal ubicada en Neiva.

Al aceptarle el cambio de sede, se fijó en la programación de deportes de la universidad y al ver el rugby  no dudó en elegirlo. Actualmente, cursa octavo semestre de ingeniería agrícola, y realiza su tesis de grado en Identificación de Hongos del Café por Medio del ADN

Agradece a sus compañeros el apoyo incondicional y el “bullying constructivo” que lo ha hecho más fuerte, consolidándose como una persona íntegra y fuerte mentalmente. El deportista que participa en los Juegos Universitarios Nacionales en el rugby masculino, con la Universidad Surcolombiana de Neiva, también invita a todas las personas a no dejarse derrotar frente a las adversidades y a tener valentía de tomar decisiones que busquen un mejor futuro.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Previous post

Calendario Fase Final Torneo Nacional Juvenil Femenino

Next post

Amplia representación antioqueña en Sudamericano de Gimnasia Rítmica

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *