Medellín y Junior, la reedición de las finales

[displayAdzone id="8"]

Por: Santiago Rendón Londoño

Hablar de rivalidades en el fútbol colombiano es remitirse principalmente a una disputa entre rivales de patio; sin embargo, con el pasar de los años se crearon nuevos enfrentamientos de alto calibre protagonizado por clubes que se asemejan en su amplio palmarés o que en algún momento de la historia se vieron las caras en duelos decisivos. Este último es el caso del Independiente Medellín y Junior, que por tercer año consecutivo medirán fuerzas en una final.

Esta historia comenzó en 2016, cuando ambos clubes llegaron hasta la final de la Liga Águila-I. El DIM comenzó su camino eliminando en cuartos de final al Deportivo Cali con un global de 3-2 y posteriormente hizo lo propio con Cortuluá en una angustiosa tanda de penales; por su parte, Junior superó a Millonarios y al Atlético Nacional, ambos desde los doce pasos.

El duelo de ida comenzó de manera favorable para los dirigidos en aquel entonces por Alexis Mendoza, gracias a una anotación de Jorge Aguirre. Sin embargo, el Medellín reaccionó rápido y siete minutos más tarde igualó las acciones por cuenta de un zurdazo de Juan David Cabezas.

Cuatro días más tarde, la serie tuvo su momento definitivo en el Atanasio Girardot, donde la hinchada paisa se aglomeró con la esperanza puesta en dejar atrás las tres finales perdidas de manera consecutiva. Al minuto 34, Marrugo bajó un balón con su pecho y de zurda superó la valla defendida por Sebastián Viera.

Y el sello final de la llave estuvo a cargo nuevamente del volante cartagenero, quien recibió un pase de Cabezas en tiempo adicional y protagonizó un contragolpe que finalizó con su segundo gol de la noche y con la sexta estrella para el Deportivo Independiente Medellín.

Ya en 2017, ambos clubes volvieron a enfrentarse en un duelo por el título, esta vez por la Copa Águila. La ida finalizó igualada con un tanto de Juan Fernando Quintero de penal y una anotación de Jarlan Barrera, quien había ingresado en la segunda mitad.

El último partido fue un monólogo de los barranquilleros, que desde los 36 minutos ya se habían ido en ventaja con una anotación de Jarlan, quien nuevamente se vestía de verdugo. Y el letargo del Medellín tuvo un costo muy caro cuando Teófilo sentenció la llave a poco del final y le entregó al elenco juniorista su segundo título en la competición.

Ahora se escribirá un capítulo más de esta historia cuando se midan entre el 8 y el 16 de diciembre, los rojos en busca de la séptima y el ‘Tiburón’ con la fe puesta en la octava. Ambos equipos quieren volver a levantar una copa que ha sido esquiva para los barranquilleros desde el 2011 y que el ‘Poderoso’ levantó por última vez hace dos años, justamente contra el equipo que lo separa en este momento de la gloria.

Fotografía: Futbolete

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Previous post

Once mil personas celebraron los 25 años de Por Medellín en Bicicleta 2018, el ciclopaseo más grande de América Latina

Next post

XIII Campeonato Internacional de las Luces, a un día de cerrar inscripciones

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *