“Mi sueño es morir en una cancha”

[displayAdzone id="8"]

Por: Roosevelt Castro B.

Decía Simón Bolívar hace más de una centuria y media que “El arte de vencer, se aprende en las derrotas”. Y de esa sentencia del Libertador  sí que sabe Luz Mery Bustamante Agudelo,  directora técnica del equipo Águilas de Sabaneta y filial de la Cantera de Héroes de Envigado, en la versión 19 del Mundialito Acord Escuelas de Fútbol.

Es que la estratega del cuadro naranja ha librado miles de batallas. “Desde pequeña jugaba en el barrio Cerámica de Sabaneta”, evoca la menor entre ocho hermanos varones.

La popular Calle Larga de ese municipio al sur del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, la vio luchar contra viento y marea  ante el escepticismo de los hombres y la cultura atávica del machismo antioqueño.

“Es una marimacha”,  gritaban unos. “El fútbol es para varones”, le espetaban otros. Pero ella no se amilanó. Los goles o las tapadas excepcionales fueron la impronta que dejó en las canchas o en las calles sabaneteñas, durante casi dos décadas y media, que le ayudaron callar a muchos de sus detractores. “Yo jugué casi 27 años. Lo hacía  como delantera o portera con mis hermanos, que fueron mis grandes referentes en este bonito deporte, como lo es el fútbol”, evoca la orientadora de los pequeños aguiluchos de su equipo y bachiller del José Félix de Restrepo de Sabaneta.

Lastimosamente, una fibromialgia y una artritis la sacaron de las canchas de fútbol como jugadora, pero la sentaron en el banco técnico, para devolverle al fútbol lo que ella había aprendido. “A veces siento unos dolores muy fuertes, que no me dejan caminar, pero sigo adelante con esto del fútbol.  Mi sueño es morir en una cancha”, esa es la sentencia de la madre de tres hijos varones, mientras seca las lágrimas que brotan de sus ojos.

Y así como el Águila, quiere volar alto. Por eso creó, con sus hijos, el club que lleva el nombre de esta ave rapaz. “El club lo creamos con mis hijos  hace 10 años, luego de una experiencia muy buena que tuve en otro club llamado Visión 2020. Lo hicimos con la necesidad de fomentar el fútbol a los niños de escasos recursos”,  expresa emocionada la esposa amorosa de John Jairo Sánchez, con quien lleva casada por más de 34 años.

280 niños y jóvenes entre 4 y 20 años son los beneficiados de este club, que funciona en la Unidad Deportiva de Sabaneta.

“Esta sinergia que hemos hecho con la Cantera de Héroes de Envigado nos ayudará a crecer mucho”,  concluye la estratega y abuela paterna de Isaac Sánchez, marcador izquierdo de su equipo en esta fiesta de los goles y las gambetas infantiles, que se realiza en las vacaciones de mitad de año, bajo la égida del periodista deportivo Jaime Herrera Correa.

 

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Previous post

Club La Nubia y Envigado, los otros semifinalistas

Next post

Futsal se quedó con el clásico Bellanita

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *