Una familia con alma deportiva

Por Fredy Pulgarín

“La esgrima tiene un significado muy importante en la vida de nuestra familia, pues le ha ayudado mucho a nuestros hijos a tener una formación en el deporte y en sus valores como seres humanos”, afirma Mauricio Pinzón Botero, dirigente deportivo paisa que hoy ve como sus hijos proyectan una carrera deportiva importante en esta disciplina que hace parte del programa olímpico desde 1896.

La disciplina, el compromiso y la responsabilidad que implica este deporte hace parte del ADN de esta familia que desde siempre ha estado vinculada al deporte del departamento: los hijos, Jorge Andrés de 16 años y Alejandro de 14, hoy esgrimitas en formación; la mamá, Gina Guerra, que hace parte de la Junta de la liga antioqueña y el papá, Mauricio Pinzón, toda una vida en la dirigencia deportiva y hoy en la organización de los Juegos Panamericanos que se disputarán este año en Lima, Perú.

La historia parece repetirse, Mauricio recuerda como su padre, director de Coldeportes Antioquia en 1978, lo llevaba a los diferentes escenarios durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Medellín. Jorge Andrés, el mayor, dice ahora “mis papás han influido mucho en lo que hacemos, siempre nos llevaron a todas las actividades relacionadas con el deporte en Medellín. Nos pasaron por todas las ligas y nosotros nos probamos en todos los deportes, todos nos gustaron, pero nos quedamos con la esgrima”.

http://www.acordantioquia.com/wp-content/uploads/2019/05/Esgrima-final.jpgAlejandro, el menor, no duda de su deporte “me gusta la esgrima, porque es un deporte que exige pensar, aumentar la velocidad, la técnica, la fuerza. En momentos hay que ir lento, otras rápido. No es hacer siempre lo mismo y por eso estamos aquí”.

Mauricio y Gina siempre han apoyado los sueños de sus hijos, pues son incondicionales con los esfuerzos constantes, entrenamientos y disciplina que esto requiere, por eso más que un sueño de Jorge y Alejo, es un sueño familiar “quiero que mis hijos sean personas íntegras al servicio del deporte y de la comunidad y que puedan hacer un ciclo olímpico, un campeonato mundial, verlos a ellos con los colores de Antioquia y de Colombia sería un sueño hecho realidad”, expresa Mauricio con gran emoción. Alejo reafirma la posición de su papá “sueño participando en los Juegos Juveniles Panamericanos, en unos Olímpicos de la Juventud y por qué no, en una Olimpiada”.

“Nuestros hijos dedican su tiempo al estudio, los scouts y la esgrima, actividades que los han hecho cada vez más conscientes de que la organización es importante para lograr sus sueños. La esgrima ha contribuido a que sean cada vez más conscientes del papel que cumple la nutrición en la salud y el deporte, además que les ha ayudado a desarrollar la coordinación, agilidad, la confianza, actitud positiva y crítica, les ha ayudado a ser constantes, a organizar sus horarios y sobretodo levantarse tras una derrota…” afirma Gina Guerra, la mamá que siempre acompaña tanto los entrenamientos, como las competencias de sus hijos.
Llevan el deporte en la sangre
Mauricio Pinzón fue deportista en su juventud, practicó baloncesto y atletismo desde el colegio, disciplinas en las que representó también al Politécnico Jaime Isaza Cadavid: “me han gustado todos los deportes, pero a estos dos les dediqué más tiempo” dice. Pero sus hijos delatan que como espectador sigue todas las disciplinas “en la casa no se ven películas, solo se ven canales deportivos. Y los Juegos Olímpicos, son su obsesión, cada que termina un ciclo, siempre inicia el ahorro para ir a los siguientes. Terminan unos y se prepara inmediatamente para los otros”, afirma el menor de la familia, quien actualmente es tercero en el ranking nacional en la categoría precadetes.
La mamá orgullosa plantea que “acompañar a mis hijos ha llenado de mucha alegría nuestras vidas, nos ha hecho crecer como padres y nos ratifica cada día que la formación de nuestros hijos va por buen camino. Nos llena de satisfacción ver que nuestros dos hijos hacen parte de los mejores esgrimistas colombianos en su categoría, que están logrando cosas maravillosas en sus vidas y que poco a poco van logrando sus sueños”.

“Nos sentimos muy orgullosos de nuestros papás, ellos nos han dedicado mucho tiempo y trabajan y viven por nosotros, les encanta vernos en competencia, ver lo bueno que hacemos, nuestros logros y como progresamos en el deporte. Y nosotros también lo hacemos por su felicidad” dice Jorge Andrés, quien ganó hace algunas semanas la medalla de oro en espada, en la categoría Juvenil, en el segundo Escalafón Nacional de la disciplina categorías juvenil, cadetes y menores, realizado en Bogotá, con lo que se clasificó al Campeonato Suramericano Precadete, Cadete y Juvenil que se realizará en Perú, entre el 8 y el 14 de julio próximos, como antesala a los Panamericanos.

La familia Pinzón Guerra es un ejemplo de que el deporte se lleva en las venas, que a pesar de que pasen los años la herencia deportiva familiar siempre estará presente en sus vidas, y que, pese a las circunstancias, siempre habrá un motivo para sonreír con la práctica de cualquier disciplina deportiva.

Anterior publicación

Maria Fernanda rompe marca nacional en el salto alto

Siguiente publicación

Con las pruebas de bala, disco y jabalina inician las competencias del Abierto Nacional de Para Atletismo

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *